¿COMO VENCER LA DEPRESIÓN?


La depresión y la ansiedad son estados que causan inquietud, desánimo, desesperación... es un cambio hacia la perdida y el abismo.

Aunque a veces nos cuesta aceptarlo, todos lidiamos con estos problemas, pasamos por estas situaciones en distintas etapas de nuestra vida. ¿Como enfrentarlas?

¿Hay en la Biblia alguna palabra que nos ayude cuando llega ese momento? Veamos....

EL PROBLEMA DE LA DEPRESIÓN

Muchos afirman que la depresión es la enfermedad emocional de nuestro tiempo, y que va en aumento; alcanza no sólo a personas mayores, sino también a jóvenes y adolecentes.

En la antiguedad, David pasaba por tales situaciones cuando escribió así:

Salmos 22:11 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

No te alejes de mí, porque la angustia está cerca;

Porque no hay quien ayude.

Salmos 25:16-17

Mírame, y ten misericordia de mí,

Porque estoy solo y afligido.Las angustias de mi corazón se han aumentado;

Sácame de mis congojas.

Salmos 31:9 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

Ten misericordia de mí, oh Jehová, porque estoy en angustia;

Se han consumido de tristeza mis ojos, mi alma también y mi cuerpo.

Salmos 38:10 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

Mi corazón está acongojado, me ha dejado mi vigor,

Y aun la luz de mis ojos me falta ya.

Salmos 119:143 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

Aflicción y angustia se han apoderado de mí,

Mas tus mandamientos fueron mi delicia.

2 Corintios 5:4 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

4 Porque asimismo los que estamos en este tabernáculo gemimos con angustia; porque no quisiéramos ser desnudados, sino revestidos, para que lo mortal sea absorbido por la vida.

2 Corintios 6:4-5 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

4 antes bien, nos recomendamos en todo como ministros de Dios, en mucha paciencia, en tribulaciones, en necesidades, en angustias;

5 en azotes, en cárceles, en tumultos, en trabajos, en desvelos, en ayunos;

SÍNTOMAS DE LA DEPRESIÓN

Muchas personas viven esclavizadas por la depresión; inclusive tienen problemas físicos que provienen de ella. La angustia, por lo tanto, se refleja en la forma en que vivimos nuestras vidas.

David relata así la etapa que le toco vivir.

Salmos 38:4-8 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

4

Porque mis iniquidades se han agravado sobre mi cabeza;

Como carga pesada se han agravado sobre mí.

5

Hieden y supuran mis llagas,

A causa de mi locura.

6

Estoy encorvado, estoy humillado en gran manera,

Ando enlutado todo el día.

7

Porque mis lomos están llenos de ardor,

Y nada hay sano en mi carne.

8

Estoy debilitado y molido en gran manera;

Gimo a causa de la conmoción de mi corazón.

Salmos 38:21-22 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

21

No me desampares, oh Jehová;

Dios mío, no te alejes de mí.

22

Apresúrate a ayudarme,

Oh Señor, mi salvación.

JESÚS TRAJO UNA BUENA NOTICIA

Cuando Jesús vino a esta tierra, su pueblo-subyugado por los romanos- estaba deprimido. Entonces se presentó, revestido por el Espíritu Santo, para "Llevar la buena noticia a los pobres”, "dar vista a los ciegos", "poner en libertad a los oprimidos" y "anunciar el año favorable del señor".

Lucas 4:14-21 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

14 Y Jesús volvió en el poder del Espíritu a Galilea, y se difundió su fama por toda la tierra de alrededor.

15 Y enseñaba en las sinagogas de ellos, y era glorificado por todos.

16 Vino a Nazaret, donde se había criado; y en el día de reposo[a] entró en la sinagoga, conforme a su costumbre, y se levantó a leer.

17 Y se le dio el libro del profeta Isaías; y habiendo abierto el libro, halló el lugar donde estaba escrito:

18 El Espíritu del Señor está sobre mí,

Por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres;

Me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón;

A pregonar libertad a los cautivos,

Y vista a los ciegos;

A poner en libertad a los oprimidos;

19 A predicar el año agradable del Señor. m

20 Y enrollando el libro, lo dio al ministro, y se sentó; y los ojos de todos en la sinagoga estaban fijos en él.

21 Y comenzó a decirles: Hoy se ha cumplido esta Escritura delante de vosotros.

PRESENCIA QUE TRANSFORMA

Jezabel era una princesa fenicia; su nombre significa el príncipe (Baal) existe, haciendo alusión a su dios que, en ese tiempo, era conocido como dios de la tormenta, del rayo (así apareceré en unos relieves, con un rayo en su mano) y de los fenómenos meteorológicos.

Cuando Jezabel amenaza a Elías con quitarle la vida, este huye, atemorizado-hoy diriamos"Deprimido" -pero Dios se le aparece en la visita de un ángel, lo alienta, y finalmente manifiesta su presencia en el huracán, el terremoto, y el fuego-las características del dios fenicio- pero sólo para mostrar el contraste con su verdadera presencia: con un sonido suave y delicado. La presencia del Señor se hizo tan patente que Elías "se cubrió la cara", ya que repetidamente se afirma en el Antiguo Testamento que ningún hombre puede ver a Dios y seguir viviendo.

La presencia de Dios era lo único que podía transformar la depresión de Elías en una decisión de servir nuevamente a Dios.

Elías se dio cuenta que corría peligro, y para salvar su vida se fue a Beerseba, que pertenece a Judá, y allí dejó a su criado. Luego él se fue hacia el desierto, y caminó durante un día, hasta que finalmente se sentó bajo una retama. Era tal su deseo de morirse, que dijo: ¡Quítame la vida, pues yo no soy mejor que mis padres!"

Y se acostó allí, bajo la retama, y se quedó dormido. Pero un ángel llegó, y tocándolo le dijo: "Levántate y come".

Elías miro a su alrededor, y vio que cerca de su cabecera había una torta cocida sobre las brasas y una jarra de agua. Entonces se levantó, y comió y bebió; después se volvió a acostar. Pero el ángel del Señor vino por segunda vez, y tocándolo le dijo: "Levántate y come, porque si no el viaje sería demasiado largo para ti".

Elías se levantó, y comió y bebió. Y aquella comida le dio fuerzas para caminar cuarenta días y cuarenta noches hasta llegar a Horeb, el monte de Dios. Al llegar, entró en una cueva, y allí paso la noche. Pero el Señor se dirigió a él, y le dijo: "¿Qué haces aquí, Elías?"

Él respondió: "He sentido mucho celo por ti, Señor, Dios todopoderoso, porque los israelitas han abandonado tu alianza y derrumbado tus altares, y a filo de espada han matado a tus profetas. Solo he quedado, y me están buscando para quitarme la vida."

Y el Señor le dijo: "Sal fuera y quédate de pie ante mí, sobre la montaña".

En aquel momento pasó el Señor, y un viento fuerte y poderoso desgajó la montaña y partió las rocas ante el Señor; pero el Señor no estaba en el viento.

Después del viento hubo un terremoto; pero el Señor tampoco estaba en el terremoto. Y tras el terremoto hubo un fuego; pero el Señor no estaba en el fuego. Pero después del fuego se oyó un sonido suave y delicado. Al escucharlo, Elías se cubrió su cara con su capa, y salió y se quedó a la entrada de la cueva. En esto llego a él una voz que le decía: "¿Qué haces ahí, Elías"?

Él contestó: "He sentido mucho celo por ti, Señor, Dios todopoderoso, porque los israelitas han abandonado tu alianza y derrumbado tus altares, y a filo de espada han matado a tus profetas. Solo yo he quedado, y me Handan buscando para quitarme la vida".

Entonces el Señor le dijo: "Anda, regresa por donde viniste al desierto de damasco. Ve y consagra a Hazael como Rey de Siria, y a Jehú, nieto de Nimsí, como rey de Israel; hijo de Safat, del pueblo de Abel-maholá, conságralo como profeta en lugar tuyo. De esta manera, a quien escape de la espada de Hazael, lo matará Jehú, y a quien escape de la espada de Jehú, lo matará Eliseo. No obstante, yo dejare en Israel siete mil personas que no se han arrodillado ante Baal ni lo han Besado". (1 Reyes 19:3-18)

JESUCRISTO NUESTRA SOLUCIÓN

Hoy, cuando nos sentimos con el corazón destrozado, cautivo, ciego y oprimido por la realidad de la vida, necesitamos escuchar el llamado de Jesucristo, su ofrecimiento de amor, de perdón y de consuelo. Su invitación nos dice:

Mateo 11:28-30 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

28 Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar.

29 Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas;

30 porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga.

LA FE Y LA FORTALEZA

Tener fe es tener la plena seguridad de recibir lo que se espera; es estar convencidos de la realidad de cosas que no vemos. Nuestros antepasados fueron aprobados porque tuvieron fe.

Por fe sabemos que Dios formo los mundos mediante su palabra de modo que lo que ahora vemos fue hecho de cosas que no podían verse.

LA FE

HEBREOS 11

Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve.

2 Porque por ella alcanzaron buen testimonio los antiguos.

3 Por la fe entendemos haber sido constituido el universo por la palabra de Dios, de modo que lo que se ve fue hecho de lo que no se veía.

4 Por la fe Abel ofreció a Dios más excelente sacrificio que Caín, por lo cual alcanzó testimonio de que era justo, dando Dios testimonio de sus ofrendas; y muerto, aún habla por ella.

5 Por la fe Enoc fue traspuesto para no ver muerte, y no fue hallado, porque lo traspuso Dios; y antes que fuese traspuesto, tuvo testimonio de haber agradado a Dios.

6 Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan.

7 Por la fe Noé, cuando fue advertido por Dios acerca de cosas que aún no se veían, con temor preparó el arca en que su casa se salvase; y por esa fe condenó al mundo, y fue hecho heredero de la justicia que viene por la fe.

8 Por la fe Abraham, siendo llamado, obedeció para salir al lugar que había de recibir como herencia; y salió sin saber a dónde iba.

9 Por la fe habitó como extranjero en la tierra prometida como en tierra ajena, morando en tiendas con Isaac y Jacob, coherederos de la misma promesa;

10 porque esperaba la ciudad que tiene fundamentos, cuyo arquitecto y constructor es Dios.

11 Por la fe también la misma Sara, siendo estéril, recibió fuerza para concebir; y dio a luz aun fuera del tiempo de la edad, porque creyó que era fiel quien lo había prometido.

12 Por lo cual también, de uno, y ése ya casi muerto, salieron como las estrellas del cielo en multitud, y como la arena innumerable que está a la orilla del mar.

13 Conforme a la fe murieron todos éstos sin haber recibido lo prometido, sino mirándolo de lejos, y creyéndolo, y saludándolo, y confesando que eran extranjeros y peregrinos sobre la tierra.

14 Porque los que esto dicen, claramente dan a entender que buscan una patria;

15 pues si hubiesen estado pensando en aquella de donde salieron, ciertamente tenían tiempo de volver.

16 Pero anhelaban una mejor, esto es, celestial; por lo cual Dios no se avergüenza de llamarse Dios de ellos; porque les ha preparado una ciudad.

17 Por la fe Abraham, cuando fue probado, ofreció a Isaac; y el que había recibido las promesas ofrecía su unigénito,

18 habiéndosele dicho: En Isaac te será llamada descendencia;

19 pensando que Dios es poderoso para levantar aun de entre los muertos, de donde, en sentido figurado, también le volvió a recibir.

20 Por la fe bendijo Isaac a Jacob y a Esaú respecto a cosas venideras.

21 Por la fe Jacob, al morir, bendijo a cada uno de los hijos de José, y adoró apoyado sobre el extremo de su bordón.

22 Por la fe José, al morir, mencionó la salida de los hijos de Israel, y dio mandamiento acerca de sus huesos.

23 Por la fe Moisés, cuando nació, fue escondido por sus padres por tres meses, porque le vieron niño hermoso, y no temieron el decreto del rey.

24 Por la fe Moisés, hecho ya grande, rehusó llamarse hijo de la hija de Faraón,

25 escogiendo antes ser maltratado con el pueblo de Dios, que gozar de los deleites temporales del pecado,

26 teniendo por mayores riquezas el vituperio de Cristo que los tesoros de los egipcios; porque tenía puesta la mirada en el galardón.

27 Por la fe dejó a Egipto, no temiendo la ira del rey; porque se sostuvo como viendo al Invisible.

28 Por la fe celebró la pascua y la aspersión de la sangre, para que el que destruía a los primogénitos no los tocase a ellos.

29 Por la fe pasaron el Mar Rojo como por tierra seca; e intentando los egipcios hacer lo mismo, fueron ahogados.

30 Por la fe cayeron los muros de Jericó después de rodearlos siete días.

31 Por la fe Rahab la ramera no pereció juntamente con los desobedientes, habiendo recibido a los espías en paz.

32 ¿Y qué más digo? Porque el tiempo me faltaría contando de Gedeón,de Barac, de Sansón, de Jefté, de David, así como de Samuel y de los profetas;

33 que por fe conquistaron reinos, hicieron justicia, alcanzaron promesas, taparon bocas de leones,

34 apagaron fuegos impetuosos, evitaron filo de espada, sacaron fuerzas de debilidad, se hicieron fuertes en batallas, pusieron en fuga ejércitos extranjeros.

35 Las mujeres recibieron sus muertos mediante resurrección; mas otros fueron atormentados, no aceptando el rescate, a fin de obtener mejor resurrección.

36 Otros experimentaron vituperios y azotes, y a más de esto prisiones y cárceles.

37 Fueron apedreados, aserrados, puestos a prueba, muertos a filo de espada; anduvieron de acá para allá cubiertos de pieles de ovejas y de cabras, pobres, angustiados, maltratados;

38 de los cuales el mundo no era digno; errando por los desiertos, por los montes, por las cuevas y por las cavernas de la tierra.

39 Y todos éstos, aunque alcanzaron buen testimonio mediante la fe, no recibieron lo prometido;

40 proveyendo Dios alguna cosa mejor para nosotros, para que no fuesen ellos perfeccionados aparte de nosotros.

PEQUEÑOS POEMAS QUE NOS DAN FIRMEZA

Génesis 35:3 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

3 Y levantémonos, y subamos a Bet-el; y haré allí altar al Dios que me respondió en el día de mi angustia, y ha estado conmigo en el camino que he andado.

2 Samuel 4:9 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

9 Y David respondió a Recab y a su hermano Baana, hijos de Rimón beerotita, y les dijo: Vive Jehová que ha redimido mi alma de toda angustia,

2 Samuel 22:7 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

7 En mi angustia invoqué a Jehová,

Y clamé a mi Dios;

El oyó mi voz desde su templo,

Y mi clamor llegó a sus oídos

Salmos 34:5-6 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

5 Los que miraron a él fueron alumbrados,

Y sus rostros no fueron avergonzados.

6 Este pobre clamó, y le oyó Jehová,

Y lo libró de todas sus angustias.

Salmos 34:17 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

17 Claman los justos, y Jehová oye,

Y los libra de todas sus angustias.

Salmos 37:39 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

39 Pero la salvación de los justos es de Jehová,

Y él es su fortaleza en el tiempo de la angustia.

Salmos 50:15 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

15 E invócame en el día de la angustia;

Te libraré, y tú me honrarás.

Salmos 59:16 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

16 Pero yo cantaré de tu poder,

Y alabaré de mañana tu misericordia;

Porque has sido mi amparo

Y refugio en el día de mi angustia.

Salmos 77:2 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

2 Al Señor busqué en el día de mi angustia;

Alzaba a él mis manos de noche, sin descanso;

Mi alma rehusaba consuelo.

Salmos 120:1 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

A Jehová clamé estando en angustia,

Y él me respondió.

Jonás 2:2 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

2 y dijo:

Invoqué en mi angustia a Jehová, y él me oyó;

Desde el seno del Seol clamé,

Y mi voz oíste.

Ayúdanos para Ayudar